Una noche inolvidable, una noche Auriroja

Tuvieron que pasar 75 años para que el Deportivo Pereira lograra avanzar hasta unas finales y el marco que se vivía desde temprano en las instalaciones del Hernán Ramírez Villegas lo comprobaba, la gente se desplazó desde temprano hasta el mítico para no perderse ni un solo detalle de la previa y así alentar desde el minuto uno al equipo que sabría aprovechar este punto a favor y no los defraudó, a las 7:30 pm saltó a la cancha con la firme convicción de remontarle el marcador a Cortuluá.

El primer tiempo reflejaba en cancha las emociones que se vivían en la hinchada: ansiedad y nervios son las perfectas definiciones para un partido que manejó el Matecaña con un poco de dificultad porque la visita hacía lo propio, y era complicar un poco a los locales quienes en varias ocasiones entregaron mal los balones y pusieron a prueba a los del Corazón del Valle. Aun así, fueron más las llegadas para los aurirojos, quienes buscaron abrir el marcador con un remate de Danny Cano que quedaría en rebote para Diego Álvarez quién por poco logra traspasar la portería valluna.

Galería de imágenes del partido

De ahí, y con más confianza, los locales siguieron intentando en la portería contraria, y sería sobre el minuto 30 que el goleador Jairo Molina abriría la cuenta al anotar después de un tiro de esquina ejecutado por Edwin Móvil, jugada que desataría la emoción de una ciudad entera y que fue evidente en el grito de gol que resonó en el monumental. Así las cosas, estábamos empatando en el resultado global, pero al minuto 41 llegaría la celebración para la visita, quienes empataron el compromiso y se fueron arriba en el global luego de una desatención en los locales.

Celebración del gol de Jairo Molina

El segundo tiempo empezó y se podían ver las caras de nerviosismo de los hinchas, sobre todo cuando al minuto 51 el árbitro decreta penal a favor de Cortuluá, el cual sería atajado por la figura de la noche: el gran ¡Chipi Chipi! destacable por sus buenas jugadas, así como Navarro, Vásquez, Artunduaga, este último, se convertiría en la primera sustitución del técnico argentino, quién decidió mandar a la cancha al juvenil César Manzano, el cual tuvó su primer opción de gol a los minutos de estar en cancha pero salió desviada.

Ovacionado también salió Edwin Móvil, para darle paso a Yainer Acevedo, que asistiría a Diego Álvarez para anotar el segundo gol y llenar de emoción a la hinchada. El juez decreta el final del partido y el triunfo se definiría desde el punto penal, los cuales quedarían 3-1 a favor de los locales y pondrían a celebrar a una hinchada que nunca abandonó, que soporta día tras día lo que es la segunda división, que ha visto pasar un sinfín de jugadores por sus filas, que volvió a creer con el profe Craviotto, que hoy, como nunca antes, lloró de alegría.

Hoy cerramos un semestre inolvidable, podemos decir: ¡Somos campeones! Tal vez no es una estrella, tal vez no da cupo a torneo internacional, pero definitivamente es la alegría más grande que ha tenido en 75 años la hinchada del siempre amado y sufrido Deportivo Pereira.

Escrito por: María Camila Delgado

Fotos cortesía: Santiago Castañeda

Deja un comentario